Criterios de accesibilidad para los materiales de los cursos

En Udemy, el contenido de vídeo y los materiales del curso se complementan: refuerzan lo que has enseñado y ayudan a desarrollar nuevas habilidades. Para asegurarte de que el curso sea totalmente accesible, todo lo que ofrezcas en él deberá cumplir unos criterios de accesibilidad.

En esta sección, abordaremos la accesibilidad de los materiales de los cursos en cuatro partes: 

 

Organización del contenido

  • Asegúrate de que el contenido esté organizado y divídelo en párrafos más pequeños con títulos distintivos. De esta forma, todos los usuarios podrán explorarlo y leerlo con más facilidad.
  • Facilita un índice al principio de los documentos o un resumen (unas pocas frases o una lista con viñetas) de los temas que vas a tratar.
  • Incluye un glosario de términos con sus definiciones como recurso descargable que sirva de ayuda a los estudiantes a lo largo del curso. También es buena idea incluir un recurso descargable o un enlace a las diapositivas que vayas a utilizar.
  • Comprueba siempre que no haya faltas de ortografía ni errores gramaticales y que el contenido sea legible. La legibilidad es la facilidad con la que puede leerse un texto. Depende de diferentes factores, como la longitud de las frases, el número de sílabas, la complejidad del tema o la familiaridad de las palabras. Como comprobación final, pide a un compañero o amigo que lea el contenido del curso y que haga los ejercicios para garantizar que el curso es accesible.

 

Creación de documentos accesibles

Los lectores de pantalla (como JAWS, NVDA o Voiceover) que utilizan las personas con deficiencias visuales no se limitan a leer el texto que aparece en la página, sino que también transmiten la forma en la que está organizado en títulos, subtítulos y listas de elementos. Por ejemplo, una persona que pueda leer visualmente sabe que el texto más grande y en negrita marca los títulos de cada sección. Por su parte, una persona con deficiencias visuales puede identificar lo que es un título gracias a lo que se denomina marcado semántico. La metainformación es fundamental para crear documentos accesibles. Por suerte, muchos programas y aplicaciones de procesamiento de texto, como Microsoft Word y Documentos de Google, tienen integrada esta función.

También es importante saber qué dificulta la lectura de un lector de pantalla. Por ejemplo, un lector de pantalla puede tener mayor dificultad para navegar por las celdas combinadas de una tabla o para interpretar su organización. Además, si el formato no se establece mediante el marcado semántico, los lectores de pantalla pueden emitir información confusa. Por ejemplo, si utilizas un asterisco y un tabulador para una viñeta, los lectores de pantalla pueden leerlo como «asterisco» o «tabulador», en lugar de «viñeta».

En esta sección, solo examinamos algunos aspectos del uso de marcadores semánticos en un documento digital, pero hemos incluido varios recursos muy completos al respecto.

 

Encabezados

Organizar el contenido con los niveles de encabezados es una de las mejores formas de hacerlo más accesible. El uso de encabezados semánticos y visuales permite que tanto los usuarios videntes como los ciegos puedan entender el contenido más fácilmente.

Al organizar el contenido con encabezados semánticos (pueden aparecer marcados como «E1» o «Encabezado 1» en las aplicaciones de procesamiento de texto o de presentación de diapositivas), te aseguras de que los lectores de pantalla transmitan el contenido correctamente. Por ejemplo, el título del documento será un encabezado de primer nivel, el título de una sección será de segundo nivel (por ejemplo, «E2») y los títulos de la subsecciones serán de tercer o cuarto nivel. Echa un vistazo a este ejemplo:

 

Título de la página (encabezado 1)

Título de la sección (encabezado 2)

El contenido de texto va aquí.

Título de la subsección (encabezado 3)

El contenido de texto va aquí.

 

Nota: Intenta no saltarte ningún nivel de encabezado. Por ejemplo, no pases de un encabezado de primer nivel a un encabezado de tercer nivel directamente. 

 

Listas numeradas y con viñetas

En lugar de crear listas de forma manual con el tabulador, asteriscos y números, utiliza siempre las funciones de lista de viñetas (no ordenada) y de lista numerada (ordenada) del programa de procesamiento de textos o la aplicación de presentación de diapositivas. Los lectores de pantalla reconocerán este tipo de listas y transmitirán el contenido de forma apropiada. 

 

La estructura de las tablas debe ser simple

Presta atención a las filas y las columnas expandidas (o combinadas), y evita que los encabezados de las tablas tengan varios niveles. Los lectores de pantalla pueden no interpretar bien las celdas combinadas o no ser capaces de explicarlas correctamente a los estudiantes. Si es posible, evita también usar las tablas como estructura de diseño. 

 

Asegúrate de que los enlaces sean descriptivos.

Evita utilizar frases independientes sin contexto como las siguientes:

  • “Haz clic aquí” 
  • “Aquí”
  • “Más”
  • “Más información”
  • “Leer más”
  • “Continuar” 

 

Te recomendamos utilizar las siguientes frases alternativas en las que se ofrece más contexto:

  • “Puedes descargar el programa”
  • “La referencia a ____”
  • “Puedes consultar más ____ en este enlace”

Tampoco conviene que utilices URL independientes como enlaces (por ejemplo, www.abcde.com), salvo que el documento se vaya a imprimir o si la URL en sí es contenido relevante.

 

Texto alternativo para las imágenes y el contenido multimedia

Sabemos que una imagen vale más que mil palabras, pero los estudiantes ciegos o con deficiencia visual necesitarán contar con texto alternativo para las imágenes. Proporciona siempre un texto alternativo claro y adaptado al contexto para las imágenes de los documentos, las presentaciones con diapositivas, etc. Los lectores de pantalla u otras tecnologías de apoyo leerán este texto en alto.

  • Hay muchas herramientas que te permiten añadir texto alternativo a las imágenes. En los cuadros correspondientes a veces aparece texto como «alt text», «texto alternativo», «alternativo» o incluso «descripción de la imagen». Si los ves, utilízalos para añadir un texto alternativo a la imagen.
  • En el texto alternativo se debe incluir el significado de la imagen, no solo la descripción. Por ejemplo, en el texto alternativo debería indicarse: «una imagen de un engranaje que representa la configuración», en lugar de «icono de engranaje». Si tuvieras que eliminar la imagen, ¿con qué texto la reemplazarías? Por otra parte, si tuvieras que describir la imagen a alguien por teléfono, piensa en lo que le dirías; inspírate en ello para la descripción de la imagen.
  • Si una imagen no tiene ningún contenido ni función relevante o es simplemente decorativa, o si el texto alternativo se proporciona en un texto contiguo, el texto alternativo de la imagen debería aparecer vacío en la medida de lo posible. Algunas herramientas de procesamiento de texto o aplicaciones de presentación de diapositivas tienen una opción para dejarlo «en blanco» o «vacío». 
  • Evita utilizar expresiones como «foto de», «imagen de» o «enlace a». La tecnología de apoyo se encargará de esta cuestión automáticamente y hará saber a los usuarios que se trata de una imagen.
  • Utiliza el menor número de palabras posible sin descuidar la claridad o el contexto.
  • En el caso de los documentos PDF, Adobe Acrobat Pro puede verificar que el documento cumple los estándares de accesibilidad. Encontrarás un enlace en la sección de recursos.

 

Ejemplo de imagen con texto alternativo

En un sofá están sentados una adulta que trabaja con su equipo portátil y un niño con auriculares que mira una tableta.

En muchas ocasiones, el texto alternativo por defecto será el nombre de la imagen y es posible que no sea útil.

Texto alternativo por defecto (nombre de la imagen): adult-kid-tech_revised_220811.jpg

Texto alternativo modificado: En un sofá están sentados una adulta que trabaja con su equipo portátil y un niño con auriculares que mira una tableta.

 

Utiliza un contraste de color elevado

El contraste de color mide la diferencia de luminosidad que existe entre dos colores y se expresa como una relación que va de 1:1 (insuficiente) a 21:1 (excelente). Asegúrate de utilizar un contraste de color alto, sobre todo entre el texto y el fondo. Las imágenes que incluyan texto también deberán tener un contraste alto. Para ayudarte a entender la diferencia entre las combinaciones con contraste bajo y alto, a continuación te mostramos algunos ejemplos de texto en color sobre un fondo blanco. 

 

Contraste insuficiente

Para que un contenido sea accesible, la relación de contraste mínima que debe cumplir es 4,5:1. Estos son algunos ejemplos de combinaciones de colores que no llegan a ese umbral y que, por lo tanto, deben evitarse:

  • Puntuación del texto amarillo: 1,07:1
  • Puntuación del texto verde claro: 1,12:1
  • Puntuación del texto naranja: 2,14:1
  • Puntuación del texto rosa: 3,14:1
  • Puntuación del texto rojo: 4,0:1

 

Buen contraste

Las combinaciones de colores que se muestran a continuación son buenas opciones, ya que ofrecen el suficiente contraste (relación de 4,5:1 a 7:1):

  • Puntuación del texto azul: 4,68:1
  • Puntuación del texto verde oscuro: 5,14:1
  • Puntuación del texto morado: 6,95:1

 

Contraste excelente

Te recomendamos que uses los colores que se indican a continuación, ya que son los que mejor contraste ofrecen (relación superior a 7:1):

  • Puntuación del texto naranja oscuro: 7,43:1
  • Puntuación del texto gris oscuro: 12,63:1
  • Puntuación del texto negro: 21:1

 

Resumen de las prácticas recomendadas para crear contenido del curso accesible

 

Contenido

  • Asegúrate de que el texto esté organizado y divide el contenido en párrafos más pequeños.
  • Facilita un índice o un resumen en todos los documentos que sean largos.
  • Incluye un glosario de los términos como recurso adicional.
  • Comprueba que no haya faltas de ortografía ni errores gramaticales y que el contenido sea legible.

 

Semántica de los documentos

  • Utiliza el marcado semántico para que las tecnologías de apoyo funcionen correctamente. 
  • Organiza el contenido mediante encabezados.
  • Utiliza listas numeradas y con viñetas.
  • Estructura las tablas de la forma más sencilla posible.
  • Asegúrate de que los enlaces sean descriptivos.

 

Texto alternativo

  • Proporciona un texto alternativo adecuado para las imágenes de los documentos, las presentaciones con diapositivas, etc.

 

Contraste de color

  • Utiliza un contraste de color alto para el texto y las imágenes.

 

Enlaces a otros artículos sobre accesibilidad e inclusión

¿Preparado para crear tu curso? ¡Vamos allá!

Crear un curso